Qué es proyecto sagitario?

Cursos de Iniciación a la astronomía.

Práctica observacional.

Planes de estudio para colegios y profesorados.

Didáctica astronómica.

Contacto: 03464 15449820

sergiogalarza62@gmail.com

Página principal:

www.sagitarioblues.blogspot.com.ar

domingo, 26 de junio de 2011

Ella es tan linda... capítulos 2 y 3.

“Ella es tan linda...”

      Guía observacional astronómica
      Capítulo 2:

            Bienvenid@ a nuestros recorridos, a las noches de observación de Candela Celeste y Óptica Elena. Te invitamos a conocer el cielo, a disfrutarlo. Puedes hacerlo con binoculares, telescopios o sin ellos; los ojos le bastaron al hombre por más de 10.000 años de curiosas miradas. ¿Por qué no iban a servirnos a nosotr@s?
   En el número anterior abordamos la constelación de Orión. Así lo hicimos pues esta figura contiene a las tres marías o los tres reyes magos, asterismo fácil de reconocer. Si llegamos a vos por primera vez, ubícate sobre ellas para dar con los astros de nuestro actual recorrido. Pero antes, para guiarnos con facilidad, recordemos la medida que utilizamos como patrón: nuestra mano al fin de nuestro brazo extendido (ver repaso al fin de la guía).

Mi perro dinamita.

Si al observar las tres marías nos desplazamos por la recta que en apariencia les une 
hacia el SE (sur,este) daremos con una brillante estrella blanca (B-V0.00).
Llamada Sirio o El Can, ésta estrella es la nota de la constelación Canis Mayor o Can mayor. Fue venerada en Egipto pues su aparición sobre el horizonte anunciaba la crecida del río Nilo, lo cual era un aviso favorable; traía bonanza a los egipcios (estos son los únicos augurios verdaderos que un astro puede dar: la llegada de tal o cual época anual).
Sirio tiene, además, el privilegio de ser la estrella más brillante del cielo observado desde el planeta Tierra (exceptuando al Sol, claro).
En los catálogos de las constelaciones, las estrellas reciben por nombre -según su brillo aparente- letras griegas. La más brillante de una constelación, siempre será Alfa; luego, Beta, Gamma, Delta… etc., etc. Sirio es Alfa Canis Mayor.
Veamos el alfa-beto completo:

El brillo o magnitud visual de una estrella depende de dos componentes: el brillo real o intrínseco del astro, y la distancia que nos separa de él. Nuestra estrella es mucho menos brillante que Sirio pero la tenemos infinitamente más cerca.
Hay otro dato importante a tener en cuenta, además de la magnitud estelar: es el color del astro. El color de un objeto incandescente como un sol es una consecuencia de la temperatura de los gases o plasmas de sus capas más externas (que son las que vemos con el ojo). Al igual que un hierro en la fragua, un gas estelar emite luz en distintas frecuencias del espectro de la luz. Un hierro penas caliente tiende al color rojo, pero si el herrero suma carbón de coque para elevar la temperatura, el metal cambiará de color, tendiendo primero al amarillo, luego al blanco y por fin al azul.
De este modo, conocer el color de una estrella nos permite saber más acerca de su naturaleza.
Así, cuando decimos que una estrella es Blanca, de un modo indirecto estamos diciendo que es un astro joven y fuerte. Las estrellas muy potentes transitan una etapa alocada y queman (recombinan, fusionan) muy rápido sus gases. No es una elección propia. Siempre -las estrellas- están destinadas a sólo un tipo de desarrollo evolutivo, acorde a la masa que le ha dado vida.
La cantidad de materia que les han dado vida, determinan su tamaño, su vida y su muerte.
El color de las estrellas depende de su temperatura de superficie –dijimos- y esta de su composición química. Sirio es un sol de unos 9600º K* en superficie. Ten en cuenta que nuestro sol, nuestra estrella más cercana, es una bola de gas de unos 5800º K en superficie -la temperatura de sus capas internas siempre será mayor-. De hecho, una  estrella roja, tiene una temperatura central mucho más alta que una estrella amarilla como el sol, pero es también muchísimo mayor su volumen, de modo que -al distribuirse el calor- termina siendo su superficie más fría que la de un astro más compacto. Ahora, Sirio es un portento, brilla como veinte soles juntos y está a una distancia aproximada de 8 años luz. Imagínate, ocho años viajando por el espacio a la velocidad de la luz (La luz viaja en el espacio a 300.000 kilómetros por segundo. Son muchos, ¡muchos kilómetros!).
Sirio es una estrella múltiple, es decir, más de una estrella girando sobre un centro común. Los astrónomos piensan que en realidad son tres, aunque hasta ahora estamos seguros de que al menos son dos.
A veces es muy difícil discernir estas incógnitas o enigmas, pues si esos soles giran muy cerca uno del otro se precisa el apoyo de poderosísimos elementos para lograr resolverlos (separar las imágenes).
Si posees unos binoculares o un telescopio, luego de disfrutar del intenso brillo y el blanco de Sirio, puedes buscar algo más al sur y al oeste. Darás con un grupo o cúmulo de estrellas llamado M41. Basta con mover los binos (binoculares) lentamente hasta que el Can quede tocando el lado izquierdo del objetivo, y luego girar el conjunto hacia el oeste: sobre el borde derecho de la visión aparecerá el cúmulo.

Un cúmulo es un grupo de estrellas unidas por la fuerza de gravedad.

La gravedad (G) es una de las 4 fuerzas en que hoy se dividen las causas y azares del mundo.
Antiguamente, los hombres conocían numerosas leyes, una para cada efecto natural. Poco a poco los científicos han ido agrupando esas razones en leyes más amplias a modo de simplificar las cosas. En esa simplificación, se han topado con un límite aparente de cuatro superfuerzas. El acelerador de partículas llamado La Máquina de Dios, pretende hallar la clave que unifique esas cuatro últimas fuerzas.

La G (gravedad) actúa a grandes distancias y hace del Cosmos su reino. Es la encargada de retener a cada uno de nosotros parado sobre la tierra; a la luna en órbita de la tierra, y a la luna, la tierra y el resto de los planetas en traslación sobre el sol. A su vez, mantiene preso al sol rotando alrededor del centro de la galaxia, esa gran isla de soles.
Decir que la G es una fuerza es también una simpleza que tal vez inventó Newton –tal vez, tengo mis dudas. Hay versiones de que Don Isaac plagió la idea-.
Einstein dijo luego -para salvar los errores que el concepto fuerza arrojaba- que G no es era fuerza, sino una curvatura del espacio y el tiempo por el que los cuerpos se mueven. Dedujo -Einstein- que los cuerpos se desplazan o caen por el camino más corto entre puntos situados dentro de un conjunto de espacio tiempo que está curvado en una dimensión casi imperceptible para nosotros.
Veamos, por puro gusto, un par de gráficos totalmente falsos de cómo sería la cosa:

El espacio-tiempo, curvo por acción de las masas     gravitatorias, sería como un embudo o cono. Para ir de un extremo a otro del perímetro de un cono, el camino más corto en ese mundo es una semicircunferencia y no una recta.
  
Pero esta es una guía sobre observaciones y no sobre locuras relativistas. Así que continuemos con  nuestro buen perro del cielo.

La constelación Can Mayor. Con la ubicación de alfa canis (Sirio) y el cúmulo M41.

Capítulo 3:
Tauromaquia

Para disfrutar de otros cúmulos veamos ahora al Toro del cielo.
Tauro es una de las constelaciones más antiguas y tradicionales y parte del conocido Zodíaco. No hay explicación cierta acerca de su origen; los griegos enseñaban que uno de sus dioses, el más picaflor, se había transformado en toro para noviar con una hermosa mujer llamada Europa. Los americanos veían -y ven, hoy- en el centro de la constelación de Tauro a un brasero ardiendo. Precisamente, la estrella roja Aldebarán es la más conspicua o sobresaliente y parece un carbón encendido (lo es, casi) (B-V+1.54). 
Encontramos Aldebarán del siguiente modo: volvemos a las tres marías, pero ahora nos desplazamos por su recta hacia el nor-oeste, unos 15º aproximadamente. Verás enseguida al astro anaranjado o rojo que forma parte de una gran V acostada en el cielo. Esa es Aldebarán, y el nutrido grupo de estrellas que le rodea forman el bello cúmulo llamado Híades (Mel 25).


Las Híades eran, en la mitología griega, unas hermanas que perdieron a su hermano varón. Ante esta tragedia echaron a llorar sin consuelo. Los dioses se apiadaron y las transformaron en estrellas. Las Híades surgen del horizonte -en el norte- cuando comienza la temporada de lluvias, acaso sea este el origen de su leyenda.
En el mapa siguiente podemos ver el cúmulo completo; cuando tú lo observes, verás que Aldebarán destaca entre todas. Si observas este cúmulo o montón de estrellas con binoculares podrás apreciar toda su belleza; con un telescopio te convendrá observar a muy bajos aumentos, para que el campo visual abarcado por tu equipo sea mayor. A 25x el cúmulo se aprecia magnífico.

Aquí vendrá bien aprender algo nuevo. ¿Cómo calcular los aumentos de un telescopio?
Todo telescopio es un instrumento óptico compuesto por un objetivo y un ocular. El objetivo es el espejo o lente que recibe la luz del objeto que observas. El ocular es el lente que utilizas para ampliar la imagen compactada en el foco del objetivo. Todo objetivo y todo ocular, por estar diseñados en formas cóncavas o convexas, crean un punto focal a una determinada distancia de sí. Punto focal es el punto donde los rayos de luz refractados o reflejados confluyen. Los espejos reflejan la luz y los lentes la refractan. Los aumentos se calculan dividiendo la distancia focal del objetivo sobre la distancia focal del ocular:  D/d  = x. Donde: D es distancia focal del objetivo. d es distancia focal del ocular. x es el nº de aumentos.

Bien, no podemos abandonar la noche sin echarle una miradita al cúmulo Las Pléyades (M45). Están muy cerca de Aldebarán
Las pléyades pueden verse fácil a simple vista, apenas al oeste y al norte de las Híades (esto es: a la izquierda y abajo).


En realidad debiéramos haberlas mirado más temprano, para aprovecharlas en una posición visual más alta. Pero bastará con que hoy aprendas su ubicación, mañana podrás abordarlas primero (siempre debes elegir observar astros cenitales, es decir, astros que estén sobre tu cabeza, en lo más alto del cielo. La razón es: hay menos atmósfera entre él y tus ojos).
Las Pléyades constituyen uno de los cúmulos más bellos del cielo. En América también se les dice las 7 cabritas. La palabra Pléyades significa -según algunos- palomas. Otros autores aportan diversos significados. Como sea es un cúmulo joven, aun envuelto en los gases que en el pasado le han dado vida. El cúmulo está formado por unas 500 estrellas, la mayoría de ellas muy débiles y por lo tanto invisibles. A ojo limpio, y según el cielo que te toque en suerte, verás unas 7 u 8 compañeras muy azules. Este cúmulo está a unos 450 años luz de casa.

Fin del capítulo.

Repaso: para orientarnos en el cielo debemos medirlo en ángulos. Es inútil hablar de distancias estelares en kilómetros o años luz. Dejemos eso para los que saben mucho y para los que saben nada. Nosotros ¡ángulos! y punto.
El puño cerrado contra el cielo abarca unos 10º y cada dedo unos 2º; la mano abierta con los dedos extendidos representa 20º. Si en el texto dice te mueves 4 grados... ya sabes, dos dedos.
El otro gran dato será el punto cardinal:
E. Este (donde es  aparente –y aproximada- la salida del sol).
O. Oeste, donde el sol duerme.
N. Norte, hacia donde el sol, los planetas y las estrellas del zodíaco se alzan en apariencia. S. Sur (donde nuestro cielo tiene su centro de giro: la cruz del sur señala hacia ese centro si prolongas unas tres veces y media su eje mayor).
* (º) Quiere decir grado, es una medida de temperatura, en este caso. Estos grados parten de las siguientes referencias, tomadas a nivel del mar: Congela el agua= 0º. Hierve el agua= 100º. Los grados centígrados fueron inventados por el físico Celsius.
Los grados Kelvin (inventados por el físico Kelvin) son casi similares, cuando hablamos de estrellas. Su correspondencia con los grados centígrados es: 0º cent. = 273 k; 100º cent.= 373º k. En esta curiosa escala, el 0º Kelvin definiría el punto en que el universo se detiene, el punto de temperatura  en que los átomos dejan de moverse: -273º C.
Esa temperatura increíble sería la que congela el cosmos. La que detiene a los átomos y -por ende- el paso del tiempo.
Los datos de estrellas (B-V….) son los índices de color y significa Azul menos visual. Creados por Jonson y Morgan un B-V -0 tiende al azul y +0 tiende a rojo.    


sergio galarza
proyecto sagitario
celular 0346415449820
mail: sergiogalarza62@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada